Familia

Beneficios de la Autoestima Sana en nuestro niños

Por: Jeymi Febles

Psicóloga Clínica, Terapeuta Familiar y de Pareja

 

Autora del libro “Aprendiendo a ser mamá “


La autoestima es la valoración propia y positiva que los seres humanos hacen de sí mismos, la capacidad de verse como son, identificar sus virtudes, habilidades y todas las cosas buenas, maravillosas que le caracterizan y los hacen especiales, únicos, diferentes.

En los niños la autoestima comienza a formarse y desarrollarse desde que están en el vientre de la madre, al recibir de sus padres cariño y afecto a través de la voz, del toque y las caricias en la barriga. Desde ese momento él bebe comienza a sentirse amado, querido por sus padres y la autoestima se comienza a formar. También influye la elección del nombre del bebé y al tener este nombre comenzar a llamarlo por el desde que está en el vientre.

La autoestima sana  también depende mucho de las interacciones que el niño tiene desde pequeño con sus padres, si esas interacciones son positivas o negativas y es en el núcleo de la familia,  que los niños no solo se sentirán amados sino que también aprenderán a amarse y valorarse a sí mismo.

Por eso la principal influencia en la autoestima de los seres humanos y que esta sea sana  viene de las experiencias en la infancia, un niño al que desde pequeño no le brinden amor, cariño sino críticas negativas, golpes, al crecer no se amara a sí mismo porque pensara que es malo, que no merece el amor de nadie.

Un niño que solo recibe mensajes negativos al crecer no podrá reconocer sus virtudes ni tampoco reconocerá que tiene habilidades, todo lo contrario, pensara que no sirve para nada, que no tiene o posee ningún talento.

Los beneficios en la vida de los hijos de fomentar y ayudarlos a tener una autoestima sana y positiva son muchos y quiero compartir algunos contigo.

La Autoestima sana:

1.     

Influye en el desarrollo integral de los niños: Los niños que tiene una sana autoestima son capaces de reconocer sus habilidades, ser autónomos, tomar decisiones y asumir las responsabilidades por sus actos.

 

2.     

Permite la capacidad de resolución de conflictos: un niño con valoración propia siente confianza de sí mismo,  es capaz de ver con objetividad una situación,  enfrentarla con los mejores recursos, evitando así que estos conflictos se hagan más grandes o causen daño a las personas.

 

3.     

Desarrolla sensibilidad por lo demás: son niños capaces de ver el dolor o la angustia en los demás, identificar lo que otras personas necesitan, son solidarios con ellas, tienen la capacidad de ser empáticos,  es decir de ponerse en los zapatos del otro.

 

4.     

Promueve la aceptación incondicional: Es decir que los niños aprenden a valorarse y amarse sin que tengan que darse condiciones, sino amarse y valorarse incondicionalmente a pesar  y por encima de los éxitos y los fracasos.

 

5.     

Da ejemplo: los niños que se forman y crecen en ambientes positivos, aprender a amarse y valorarse serán capaces en un futuro de transmitir eso mismo a sus hijos por lo tanto formaran a sus hijos y estos también crecerán con una autoestima sana.

 

6.     

Viene acompañada de valores: como la responsabilidad, el respeto, la confianza, la solidaridad, la honestidad y la humildad.

 

 

Como padres, formadores o cuidadores debemos velar con conocer los beneficios que trae la autoestima sana en la vida, en el desarrollo integral de los hijos y una vez conociéndolos luchar porque darle todo lo necesario porque puedan crecer siendo seres humanos auténticos, amorosos y capaces de amarse, reconocerse y valorarse de manera positiva.