Niño Pequeño

Hagamos su mundo lleno de color

Hagamos su mundo lleno de color teniendo en cuenta el uso terapéutico y psicológico.

o Colores cálidos

Los colores cálidos tienden a comunicar calor, intimidad y a veces relajación. Estos colores parecen avanzar más cerca del espectador que crea un sentido de proximidad y calidez. Sin embargo, los colores cálidos intensos tales como rojos y naranjas tienden a estimular en demasía y excitar. Nunca utilizar en niños menores de 2 años.

o Colores fríos

Los colores fríos tienden a producir sensación de relajación y calma aunque los colores intensos fríos tienen tendencia a provocar quietud y hasta sueño. Los colores fríos indican reserva y paz. Los cuartos de los bebes con colores fríos ligeros tales como azul claro verdoso, celeste, azul-violáceo e incluso blanco tienen un efecto que calma y hacen que los ambientes se vean más espaciosos y elegantes. Ideales para bebes de 0 a 2 años.

o Tonos de la tierra

Consideramos los colores de la tierra tales como los grises, marrones, y tierra siena amarillenta. Son una buena opción para los niños hiperactivos, creando un sentido del calor, comodidad y la relajación. Los colores terrosos, beis, amarillos muy suaves, marrones verdosos, son los mejores.

Amarillo: Estimula el pensamiento lógico, alegría.

Naranja: Alegre, extrovertido, optimista, dinámico.

Rojo: Activo, cálido, apasionado/amor, extrovertido.

Rosa: Inspira calma, estimulante, representa el lado femenino.

Morado: Activo, nervioso, precavido, intuitivo.

Azul: Favorece la concentración y la calma, relajante.

Turquesa: Refrescante, relajante.

Verde: Tranquilidad, armonía, potencia el autocontrol.

Marrón: Tranquilidad, estabilidad, seguridad.

Blanco: Suavidad, tranquilidad.

Gris: Melancolía, equilibrio, elegancia.