Niño Preescolar

Hábitos Alimenticios. Estructura piramidal de los alimentos

Por:
Susana Córdoba Grullón
Nutricionista Dietista
Tel. 809-258-2033

Si bien es cierto que la alimentación en cualquier etapa de la vida es importante, en la niñez tiene un significado y relevancia especial. En esta época se forman los hábitos alimenticios que tendrá el individuo, con algunas modificaciones por el resto de su vida; la esencia se crea en este periodo.Los hábitos alimenticios es lo ultimo que pierde o cambia un individuo cuando sale de su entorno (emigrantes), inclusive se pierde primero la forma de hablar y por ultimo los hábitos alimenticios, de aquí se deduce lo arraigados que están, porque en la alimentación influyen muchos factores, no solamente gustos o preferencias.

Debemos tener especial cuidado en la forma de alimentar a nuestros niños, es responsabilidad de los padres ofrecer una alimentación equilibrada, adecuada y variedad que le permita al niño crecer y desarrollarse normalmente, y a la vez ir aprendiendo a comer saludablemente.

Muchas veces las mamas que trabajan o tienen demasiadas actividades delegan la alimentación de sus niños a la persona que esta mas tiempo en la casa, familiares o servicio domestico, sin hacer una buena supervisión.
Otras veces por la falta de tiempo se dejan llevar por los “gustos” de los niños, los cuales son influenciados por la publicidad, moda, disponibilidad, etc. Y esto va llevando al desequilibrio en la alimentación del niño y a la formación de hábitos erróneos.

Generalmente en la actualidad, la alimentación de nuestros niños es elevada en calorías, azucares, harinas refinadas y grasas saturadas; y si a esto le sumamos el sedentarismo, pues los niños pasan muchas horas del día mirando TV, jugando videojuegos o en la computadora, actividades que los mantienen sentados e inmóviles por varias horas, tendremos como resultado Sobrepeso, Obesidad, Diabetes, elevación de triglicéridos, colesterol, entre otras alteraciones.

Es por lo dicho anteriormente que debemos poner especial cuidado en la alimentación infantil, debe estar integrada por todos los grupos  alimenticios, ofreciéndole diariamente vegetales, frutas, cereales, legumbres, proteínas magras (carnes, quesos, huevo), grasa saludables, líquidos.  Como así también debemos incentivarlos a moverse más.

Si sabemos que los niños aprenden más de lo que ven y no de lo que les decimos, deberemos darles el ejemplo y consumir los padres una alimentación saludable, llevando una vida activa, donde el ejercicio sea una rutina más de vida.

Por medio de la pirámide NAOS, podemos visualizar fácilmente un resumen de lo que debe ser un Estilo de Vida Saludable.

Esta pirámide esta divida en tres, en función de la frecuencia de consumo.
 
Base de la pirámide: Aquí se encuentran los alimentos que deben consumir diariamente, frutas, vegetales, víveres, cereales y derivados, lácteos y aceite.

Segundo nivel: Productos que deben ingerir en forma alterna varias veces a la semana. Productos proteicos, pescado, aves, carne de res y derivados, legumbres y frutos secos.

Tercer Nivel: alimentos que deben ser consumidos moderadamente y en forma ocasional. Dulces, helados, bizcochos, galletas dulces, refrescos, alimentos grasos, frituras.
(En estos alimentos es que se concentra la mayoría de la publicidad que se pasa entre los programas dirigidos a niños)

Esta pirámide sigue también los lineamientos generales de los últimos cambios en materia de nutrición y estilo de vida. Pues le dan una importancia preponderante al ejercicio, actividades físicas, deportes y al consumo suficiente de agua.

Podemos agregar que los niños:

•    Deben comer fraccionados sus alimentos en 5 veces: Desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas.

•    Debemos enseñar la importancia de un buen desayuno y la ausencia de  TV mientras se ingieren alimentos.

•    Ingerir 3 unidades de fruta y dos raciones de vegetales al día.

•    Pan, legumbres y cereales deben estar presentes sin que se abuse de ellos.

•    Lácteos y derivados (queso y yogur) deben ser ingeridos diariamente, cuidando la cantidad de grasa y azúcar que contengan.

•    Ingerir suficientes líquidos: Agua, jugo de frutas naturales y leche.

•    Las comidas rápidas y alimentos muy azucarados que sean una opción muy ocasional. Por: