Recién Nacido

Lactancia materna un verdadero acto de amor

Por: Dra. Estela Espinal. Pediatra
       CENTRACARE / 809 793 9639

Existe un dicho que dice que todo niño nace con él pan debajo del brazo y en cierto modo es totalmente cierto, puesto que toda mujer que pasa por la dicha de convertirse en mujer es capaz de amamantar de forma natural y exclusiva. Y si es así, porque existen tasas de lactancia materna tan bajas en nuestro medio. En la consulta diaria escucho todo tipo de razones para él abandono de la lactancia pero en sentido general puedo englobarlas en una sola y esa es ignorancia, falta de orientación sobre el tema. Es por esto que dedicare las siguientes líneas a hablar sobre esto.

La lactancia materna es un proceso natural que debe darse de forma normal en toda mujer que ha dado a luz a un recién nacido. La lactancia puede darse sin complicaciones en 98 de cada 100 mujeres que dan a luz, sin embargo, solo 6 de cada 100 en nuestro medio lo hacen así. La lactancia materna tiene múltiples beneficios tanto para él niño como para la madre. La lactancia materna en un proceso único que proporciona la alimentación ideal y contribuye a un crecimiento y desarrollo saludable de tu bebe, reduce la incidencia y gravedad de enfermedades infecciosas que este pueda contraer, disminuye la morbilidad y mortalidad infantil relacionadas a problemas respiratorios o gastrointestinales, le confiere al niño mayor resistencia a las infecciones y rara vez causa problemas alérgicos. Igualmente, la madre corre menor riesgo de osteoporosis y de cáncer de mama y ovarios, ambos obtienen gratificación emocional y establecen mejor relación madre-hijo, creando un vínculo con tu recién nacido que ninguna otra cosa te puede proporcionar, además de ser un alimento más higiénico y te proporciona beneficios sociales y económicos no solo a tu familia, sino también a la nación.

Existen muchos factores que te pueden ayudar a desarrollar una lactancia materna exitosa. Lo primero es  decidir con anterioridad al parto dar lactancia materna exclusiva. Esto es importante porque una vez hayas decidido lactar exclusivamente esto te impulsara a buscar todo tipo de información sobre lactancia y al conocer más del tema tendrás menos posibilidad de abandonar la lactancia por desconocimiento que es lo que generalmente pasa.  Trata de buscar todo tipo de información sobre lactancia materna por parte de sanitarios durante la gestación, comunícale tus dudas sobre el tema a tu ginecólogo, pídele que te oriente sobre un asesor en lactancia, etc. El apoyo de tu pareja es muy importante, edúquense juntos sobre el tema.

El tiempo transcurrido  desde el parto hasta la primera puesta al pecho es súper importante pídele al perinatologo que recibirá tu bebe que lo pegue de tu pecho al momento de nacer. El no haber dado biberón los primeros días y el tener un parto eutócico (parto vaginal) son factores facilitadores para la continuidad de la lactancia materna, aunque eso no implica que por ser cesárea no podamos amamantar, es solo que tomara un poco más de esfuerzo él cual valdrá totalmente la pena. Amamanta a libre demanda, sin horarios ni restricciones, luego tanto tú y él bebe irán adoptando un horario. Existe diferentes técnicas de amamantar, adopta con la que se sientan más comodos. Bebe mucha agua durante todo el día para estimular la producción de la leche. Mantén una buena alimentación, come saludable recuerda que tu bebe come lo que comes tú.

La decisión de interrumpir la lactancia materna es la mayoría de las veces de la propia mujer, y las causas están relacionadas con dificultades en la lactancia (poca leche, hambre del bebé) y con dificultades personales. Busca el apoyo de tu familia, no permitas que  personas que no tienen ni idea sobre lactancia te desorienten, oriéntalos tu a ellos, rodéate de personas que apoyen la lactancia, asiste a un grupo de apoyo, y siempre recuerda que la lactancia es un acto de amor que conlleva algunos sacrificios pero que te produce una felicidad y gratificación que solo el amor genuino y puro te puede dar.